Riego: importante que tenga un sustrato húmedo de forma habitual, aunque evitando el encharcamiento, ya que esto podría hacer que se pudriera el bulbo.

No soporta bien el frío, su temperatura perfecta está en torno a los 20 grados centígrados. Por eso, es necesario que lo coloquemos en el interior de casa durante el invierno.